¿Por qué es tan pinche difícil ponerse a dieta?

Por primera vez en la vida, y a unos meses de cumplir 30 años, decidí que ya no estoy en edad de andar comiendo lo que me dé la gana…

Por: Mafer Vega.

Todavía hasta hace unos meses, me pareció una gracia echarme 37 alitas concursando con mis amigos a ver quién comía más, y desayunar chilaquiles todos los días, lo cual me parecía una idea maravillosa, pero pues #NOT.

dieta1

Pese a que, también por primera vez me siento muy a gusto con mi cuerpo, tomé conciencia de que en mi familia abunda la obesidad y todas las enfermedades que esto conlleva: hipertensión y diabetes, las más comunes y lo más frecuentes.

[NO TE PIERDAS: Por qué Curvas Felices NO ES UN SITIO PRO OBESIDAD]

Así que, con mucha determinación, fui a un bariatra para que me ayudara en el proceso de tener una vida más sana y con mucho mejores hábitos alimenticios, porque en este momento de mi vida, necesito una orientada de cómo hacerlo.

El doctor me dio una serie de indicaciones, entre ellas una dieta bastante amable.

hx9w0p

Todo comenzó perfecto: estaba muy motivada y dispuesta a ser disciplinada. Fui al supermercado a comprar tooooodo lo que necesitaba para cocinar y así no caer en la tentación. Amén.

El primer día cociné como si me estuviera preparando para el apocalipsis y al otro día llegué al trabajo con una bolsa enorme como saco de Santa Claus con 10 tuppers, pues llevaba mi proteína para comenzar el día: el desayuno, la colación, la comida y la otra colación.

Ah, pero no contaba con que era noviembre y un compañero de trabajo nos trajo, de la panadería familiar, un delicioso pan de muerto.

nawryg

Ýa sé, ya sé, debí decir que no, pero entre que es mi pan favorito y entre que se me hacía súuuuper grosero rechazar a mi amigo, pues me lo comí en-te-ri-to.

Al otro día, mi jefe regresó de un viaje por Europa y nos trajo dulces ¿Decirle que no a nos suculentos chocolates italianos y de paso hacerle un desaire a mi jefe? Ni loca.

Días después tenía la cita para sacar mi pasaporte. Tenía que estar ahí a las 8 AM, así que a las 7:15 estaba yo afuera de las oficinas, congelándome y sin nada en el estómago. Todo lo que había alrededor eran puestos de café y pan dulce o -peor aún- tamales, así que o caía en la tentación, o me quedaba en ayunas casi cuatro horas.

8258ca6f65ca2ac0d8c6eb32d178fd43

Según yo, pensando en mi bien, me aguanté y no compré nada, lo cual fue mucho peor; porque no sólo había forzado a mi cuerpo a trabajar sin combustible, sino estaba yo con un humor horrendo y con un hambre tan voraz que lo último que me importaba era la mentada dieta y me zampé una torta.

ec98b34e0e6299c51938c8f985695d65

Las semanas siguieron, y que si el cumpleaños de no sé quién, que si la cena, que si las posadas, que si la Navidad, que si no traes comida y lo único que te encuentras son puestos de tacos, tortas, quesadillas y demás cosas tan deliciosas como dañinas, o que si ser sano cuesta una lana (hay que decirlo también)………..

¿¿Por qué es tan pinche difícil ser disciplinada y tener fuerza de voluntad??

Me queda claro que todo lo que vale la pena, cuesta trabajo, y eso aplica para todo en esta vida. También esto.

42aa669e2ac34951b20e1fa54a87f6e5

[Más imágenes como ésta: Pinterest Curvas Felices]

Sabemos que esos productos y cosas que prometen dejarnos delgadas (y sanas), sin un mínimo esfuerzo, nunca resultan ciertas. Hace falta de toda nuestra disposición, nuestra dedicación y ¿por qué no? amor, sí, amor para no ver esto como el mayor de los sacrificios, sino como un acto de amor a ti misma, a tu cuerpo, a tu salud.

No sé ustedes, pero yo soy una romántica creyente del año nuevo y la oportunidad que se nos da de comenzar. De ser una mejor persona y terminar con vicios que nos hacen daño.

Así que esta vez será borrón y cuenta nueva.

Sé que no será fácil, sé que me voy a encontrar con miles de obstáculos que requieran un gran esfuerzo de mi parte de decir “no”, de poner límites, al menos con la dieta ¿y con otras cosas? ……quién sabe, quizá eso se los cuente en otro post.

14550074_1824433784468327_7716636477932699648_n

Platíquenme si a ustedes también les cuesta mucho trabajo ponerse a dieta y qué han hecho para lograrlo. Ya saben aquí en los comentarios o les dejo mis redes sociales:

Twitter: @vegamucino
Instagram: vegamucino

O en las redes de Curvas Felices:

Facebook: Curvas Felices
Twitter: @curvasfelices
Instagram: curvasfelices

MAFER

7689_10153214007201841_5156314160283524181_n

Un comentario en “¿Por qué es tan pinche difícil ponerse a dieta?

  1. Karla

    Creo que es un poco como cuando un alcohólico se decide a rehabilitarse, se quedarán y te apoyarán los amigos que lo son de verdad y los demás te juzgarán y te criticarán por terminar de una vez por todas con el carnaval de chatarra. A mí me resolvió la vida comprar dátiles y otras frutas secas, son muy energéticos, y los puedes cargar en una bolsita para emergencias cuando no hay nada qué comer o no tienes tiempo para desayunar. La otra es no pensar que nunca jamás comerás azúcar, puedes aceptar el pan de muerto, comer una porción pequeña, disfrutarla y lo demás compartirlo, igual que los chocolates. Todo abona: comerte un taco en lugar de tres, comer una mordida pequeña de pan de muerto en lugar de toda la pieza, un chocolate en lugar de toda la caja, caminar 30 minutos muy vigoroso en lugar de quedarte en el sillón, comer una rebanada muy pequeña del pastel en lugar de tres rebanadas, y así :D. Mucho éxito con tu dieta

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s