Lo que aprendí este tiempo viviendo sobre un pie

5 lecciones que he aprendido en mi recuperación

Como les platiqué en la entrada ‘5 verdades sobre el amor y los kilos extra’, tuve una operación de rodilla en enero. Antes de la intervención, cuando mi médico me dijo que tendría incapacidad de dos meses, pensé en que estos se me harían eternos. Para no volverme loca decidí idear una lista enorme de los pendientes personales que no había podido hacer por mi trabajo, claro, siempre y cuando estos no involucraran apoyar el pie. Ya saben, cosas aburridas como mi contabilidad, borrar mails viejos, etc.

No obstante, después de un mes y una semana de que me operaron, les puedo decir que el tiempo se me ha ido rapidísimo y que definitivamente ha sido todo menos aburrido. Sé que con algunas de ustedes apenas nos vamos conociendo, sin embargo quisiera compartirles algunas cosas que he aprendido respecto a este tiempo de sanación física, mental y espiritual. Estoy segura que estas reflexiones les pueden servir en algún momento:

1. No sabes cuánto te quiere tu familia

Tienes una idea, pero de verdad no lo sabes y tal vez no lo sepas hasta que te encuentres en una situación en la que los necesites. Ellos, los tuyos (esto también incluye a tu pareja), siempre estarán para ti incondicionalmente. Cuando más necesitas de una mano, sólo tienes que extenderla y tu familia estará a tu lado. Solo hasta entonces te darás cuenta de que el amor que pensabas que te tenían se queda corto, muy corto en comparación con lo que te aman en verdad.

Saber esto y estar seguro de ello es tu máxima fortaleza, tu arma secreta. Sin importar a dónde vayas, sin importar qué hagas, sin importar si fallas o triunfas, tu familia estará siempre cuando los necesites, pero no por eso les hables o los procures sólo en momentos difíciles. Demuestra tu amor y agradecimiento en las buenas y en las malas. Recuerda que la lealtad es una de las virtudes más importantes, que más nos empoderan y dan felicidad.

Ohana significa familia <3

Ohana significa familia…*Foto tomada de Etsy

2. Los verdaderos amigos llegan cuando la salud se va

Tengo un pizarrón de marcadores desde hace algunos años. Cuando me operaron decidí que lo ocuparía para convertirlo en El muro de los buenos deseos, es decir, que cada que viniera alguien a visitarme, le pediría que escribiera en él lo que quisiera. Esto lo hice porque al leerlo quería acordarme de quiénes estuvieron presentes para darme su apoyo y ánimos cuando más lo necesité.

"El muro de los buenos deseos" :)

“El muro de los buenos deseos” :)

3. No te imaginas el poder de cada parte de tu cuerpo

La verdad es que cuando corría y entrenaba 10k diarios, solía subestimar un poco mi pierna izquierda. Claro que la amaba (y la amo), pero solía pensar que ésta nunca llegaría a ser tan poderosa como su hermana. No obstante, en este tiempo de recuperación en el que sólo pude usar esta pierna para caminar y trasladarme a todas partes, me he dado cuenta de que la subestimé por mucho. Mi pierna izquierda ha sido quien me ha sacado adelante. Ella solita ha hecho lo que la derecha jamás: hacer el trabajo de las dos extremidades, soportar mi cuerpo, ¡y sin quejarse!

Entonces entendí que cada parte de nuestro cuerpo es más poderosa de lo que creemos, basta con ponerlo a prueba para que éste responda por nosotros. Por eso hay que honrarlo y cuidarlo siempre.

4. Vivimos en una sociedad excluyente

Autos obstruyendo las rampas de discapacitados, personas que no te ceden el lugar cuando lo requieres, lugares de estacionamiento especiales ocupados por gente que no los necesita, así como un sinfín de etcéteras por los que tuve que pasar en este tiempo que viví el mundo de las personas que tienen alguna discapacidad.

A pesar de que viví como ellos porque yo tampoco podía caminar normalmente, aún así no puedo imaginar cómo es que ellos sobreviven a diario en una ciudad hostil, excluyente y con poca cultura hacia las personas con discapacidad. Por supuesto que este tiempo me ha hecho mucho más sensible a ellos, a sus necesidades y dificultades. Necesitamos de verdad ser un poco más humanos y humildes porque aunque ahora estés bien, no sabes el día de mañana si tú o alguien que amas puede estar en la misma situación. 

5. En el encierro encuentras el viaje más emocionante de todos: tu interior

Así es. Como cuenta Gaby Vargas en su libro ‘Yo decido’, existen muchos paliativos para no escuchar a nuestras emociones: comer, el celular, la televisión, trabajo en exceso, ejercicio en exceso, etc. Sin embargo, ¿qué hacer cuando estás encerrada, sola, harta del internet, la televisión y hasta de los libros? Te quedas a solas con tus pensamientos y emociones, eso lo que pasa. Es como un tipo de retiro en el cual te llegas a conocer como nunca antes, si es que aprovechas el tiempo.

Los pensamientos tú los escoges, por lo que también eliges si invitas a tus peores demonios o a tus recuerdos más felices. La mente es una fiera, por lo que el chiste está en domarla para poder viajar a tu interior y preguntarte, sin juzgarte y sin distractores: ‘¿quién soy; qué me gusta de mi vida; qué no me gusta; qué es lo que realmente me hace feliz?’. Obviamente no es fácil porque el ego siempre va a querer estar gritando para alejarte de tu armonía, pero cuando oigas su voz, sólo sigue respirando y enfócate en lo que te dice tu cuerpo, no tu mente. Eso es meditar.

frases-meditacion

Y bueno, pues es todo por esta semana. Espero que tengan un fin de semana hermoso. Recuerden dejarme sus comentarios ya sea aquí abajo en la sección de comentarios, a través de Facebook en la fan page Curvas Felices y por Twitter en @curvasfelices o con el hashtag #curvasfelices y #curvypower

Un beso,

MONTSE.

3 comentarios en “Lo que aprendí este tiempo viviendo sobre un pie

  1. Florecita H2O

    Wow! Me encanto, eres una personita increíble. Te admiro, y porsupuestamente me suscribiré. Te quiero mi Monty y sigue adelante. Te estaré leyendo. Que vivan las curvas felices!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s