5 verdades sobre el amor y los kilos extra

Después de sentir el aire fresco, escuchar cantar a los pajaritos y disfrutar del baño de sol que me estaba regalando aquella tarde de sábado, comencé a pensar que la idea de Omar, mi novio, de salir a pasear en silla de ruedas no había sido taaaan mala.

Y es que tras haber estado casi 30 días encerrada en mi cuarto y sin poder caminar debido a una reciente operación, mi ánimo empezaba a decaer. Fue entonces cuando, cual cuento de Rapunzel, llegó mi príncipe azul a rescatarme de mi torre en un flamante corcel-silla de ruedas que había conseguido, y en el cual me senté a regañadientes porque, repito, me sentía desganada y no quería salir.

cdb71ba2110842e92acf8238aa6f928d

Haciendo casi omiso a mi mal humor, mi novio empezó a empujar la silla de ruedas rumbo al parque.

‘Levanta los pies porque ahí viene un tope’; ‘¿Vas bien?’; ‘Qué bonito está el día, ¿verdad?’, me decía a medida que mi estado de ánimo cambiaba por completo. Fue en ese recorrido que tuve una epifanía: él de verdad me ama. Siempre soñé con un compañero que me quisiera por quién soy; que estuviera conmigo en las buenas y malas; que supiera cuáles son mis defectos, pero no los juzgara; que me hiciera reír a carcajadas.

Cuando llegamos al parque y lo vi sonreír, aún con el rostro lleno de sudor por el trayecto, sentí que moría de amor

Si lo crees, lo mereces

Fue entonces que empecé a pensar en el amor de pareja. Como todas las chicas con curvas, yo también llegué a pensar que no iba a haber nadie en el mundo que me aceptara con mis kilos extra y mi talla L  por lo que llegué a conformarme con relaciones sin amor, sin compromiso, relaciones tormentosas con patanes que me hicieron creer que no encontraría (ni merecía tener) una relación feliz.

Y ya sea por falta de experiencia, de autoestima o de amor propio, yo lo creí por mucho mucho tiempo.

Sin embargo la vida me enseñó que yo y todas las personas que me decían que nunca nadie se fijaría en mí estaban equivocadas. Incluso a muchas de ellas las he visto (bendito Facebook) en relaciones violentas, fallidas e infelices. Por supuesto que eso no me da ni poquito gusto, pero a veces pienso que al decirme esas cosas horribles tal vez ellos estaban proyectando sus propios traumas e inseguridades a través de mí.

Ya no importa, lo importante es que al ser una chica con curvas estás expuesta a que alguien, aún las mismas personas de tu familia, te haga dudar sobre si realmente eres merecedora de una relación que te haga feliz. Dudar será inevitable, sin embargo el chiste está en lo que decidas tú: ¿les vas a creer o no?

mereces lo que sueñas
Lo que tú crees que mereces es lo que proyectas…y lo que llega. Así que si alguien me preguntara ‘el gran secreto’ de una relación feliz, le respondería que aunque no lo sé con punto y coma, un excelente primer paso es creer que la mereces.

El amor en tiempos de curvas

Así que aprovechando que es el mes del amor quise compartirles cinco verdades sobre el amor y los kilos extra, con las cuales seguramente se identificarán en más de una ocasión.

1. Tener curvas no te hace menos merecedora de una relación

‘Lo que nosotros teníamos era sólo sexo, a pesar de que yo sí sentía por él algo más’, me platica Viri, ‘yo pensaba que con el tiempo las cosas cambiarían, él se enamoraría de mí y me pediría que fuera su novia, pero no fue así’.

Cuando le pregunto por qué nunca le planteó la posibilidad de andar formalmente, ella me responde que en el fondo sentía que por su peso no merecía tener un noviazgo con aquél chico, el cual tiempo después empezó a andar con otra niña, dejándola con el corazón roto.

Lo de Viri no es un caso aislado, he escuchado muchas historias de mujeres con curvas que se conforman. Se conforman con ser su amiga, su amante, la peoresnada del chico con tal de no perderlo, entonces se ven envueltas en una situación sin pies ni cabeza que está destinada a no ir a ningún lado y que sólo las lastima. ¿Por qué lo permiten? La mayoría porque piensa que nadie les hará caso y que por lo tanto no encontrarán algo mejor que lo que tienen ahora…aunque ni siquiera sea como tal una relación.

Conformarse no es sinónimo de amor. Tu corazón es como una esfera frágil que si no la cuidas y se la entregas a cualquier patán, lo más probable es que acabe jugando futbol con ella y la rompa. Si vas a entregarle tu corazón a alguien, asegúrate que él también te entregue el suyo. Es un trato justo. Grábatelo muy bien: LO MERECES, NO TE CONFORMES CON MENOS.

2. Si un chico no quiere salir contigo porque piensa que eres gorda, tal vez no vale la pena salir con él

¿Como para qué queremos salir con alguien que ya nos juzgó sin conocernos? Si lo que quieres es una relación profunda, definitivamente él no es el indicado. Y no es culpa tuya ni de Cupido, todo se resume a la química. De hecho existen estudios que prueban que el cerebro humano tarda menos de un segundo en definir si alguien le parece atractivo o no. Después de ese lapso, olvídalo, si no hubo química, no la hubo y ya, ¿para qué desgastarte demostrándole a alguien que en verdad eres hermosa y valiosa? ¡lo eres!, ¿no lo vio? Es su problema y él se lo pierde. Next.

why dont you diet?

3. No a todos los hombres les gustan las mujeres muy delgadas

El gusto se rompe en géneros. Y así como no a todas nos gustan los chicos súper musculosos, no a todos ellos les gustan las chicas de 90-60-90. En serio. De hecho hay un club al que llamaré los curvy lovers que son chicos que están vueltos locos por las mujeres curvilíneas.

Curvy woman
De ellos quisiera hacer un post aparte, pero por ahora me limitaré a lo que alguna vez me dijo mi amigo Jeidi al respecto de las chicas con curvas: “No encuentro atractivo en nada a una mujer a la que se le marcan los huesos. Para mí lo más sexy de una mujer es que se le marque la figura: que se vea que tienen pompas, pechos, caderas’.

4. El sexo es mejor cuando tienes una buena condición física

¿No lo sabías? Pues entérate: eres una mujer hermosa y deseable, aún estando desnuda. Más allá de si apagas o no la luz a la hora de hacer el amor con tu pareja, se esconde otra preocupación de las mujeres con curvas en relación al sexo: la condición física. La verdad sea dicha: a mejor condición, mejor sexo.

Curvy Lingerie*Foto tomada de shop, eat & sleep.

En curvasfelices.com abogamos por tener curvas saludables y que te hagan sentir cómoda contigo misma, por lo que más allá de la vergüenza de quedarte sin aire en pleno acto, hay otras razones para que consideres comenzar a ejercitarte si es que quieres tener una mejor vida sexual:

• Las mujeres con un IMC (índice de masa corporal) mayor a 25 son propensas a padecer de Síndrome de Ovario Poliquístico, lo que puede dificultar el embarazo, así como desencadenar problemas como hirsutismo (exceso de vello) y cólicos más fuertes.

• Cuando existe un problema de obesidad, le cuesta más trabajo al corazón bombear la sangre a todo el cuerpo (más si no realizas ejercicio). En el acto sexual, si se tienen problemas de circulación, puede que la sangre no le llegue correctamente al clítoris, perdiendo así sensibilidad y placer.

• Pasa algo similar con los hombres, si tienen problemas de circulación, la sangre puede no llegar correctamente al pene, trayéndoles a la larga problemas de disfunción eréctil.

• En ambos sexos la obesidad produce que los niveles de testosterona bajen, por lo que el deseo sexual disminuye considerablemente.

5. Si quieres tener una relación sana y feliz, empieza a construirla contigo misma

Después de cortar con Mr. Patán, decidí que ya estaba bueno de relaciones tóxicas. Sin embargo en lugar de irme de parranda loca y escuchar canciones de Paquita la del Barrio, mejor me puse a correr.

Decir que el atletismo me cambió la vida es poco, yo más bien diría que me enseñó el camino hacia el amor en todos los sentidos. Bajé 20 kilos y aprendí a amar y cuidar mi cuerpo, aunque siguiera teniendo sus curvas, pero la diferencia es que éstas están mucho más torneadas y firmes. Aprendí también a amar la vida, a sentirme libre. No sé en cuál, pero en alguno de esos tantos kilómetros que corrí dejé atrás a Mr. Patán y lo perdoné.

Corrí y corrí y llegué a hacer dos medios maratones :D

                 Corrí y corrí y llegué a hacer dos medios maratones :D

Allí fue donde conocí a mi actual novio. Parecía haber aparecido de la nada, sin embargo tiempo después entendí que para que éste llegara yo ya había pasado un periodo de limpia y perdón de mis anteriores relaciones y de mí misma. Me perdoné por no haberme sabido cuidar y amar antes, pero lo empecé a hacer como nunca, por lo que yo sabía (no tenía duda alguna) que merecía a alguien que fuera nada menos que extraordinario y me hiciera muy pero muy feliz. Y llegó.

A menudo pensamos que los factores externos son los que nos harán felices, pero eso no es verdad. Cuando tú cambias, todo cambia, así que si quieres tener la mejor relación de pareja de tu vida, lo mejor que puedes hacer es empezar a construir la relación perfecta contigo misma, para así celebrar San Valentín los 365 días del año dándole amor y aceptación a la persona más importante: tú misma. Eso vaya que es un imán de los príncipes azules.

Love when you are ready, not alone

                                  Love when you are ready, not alone

Que tengan un excelente día de San Valentín, nos leemos la próxima semana, pero ya saben que si quieren que hablemos de un tema en específico, no se olviden de escribírmelo en los comentarios, a montse@curvasfelices.com
o a través de FB Curvas Felices y Twitter @curvasfelices

Un comentario en “5 verdades sobre el amor y los kilos extra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s